Industria 4.0: una nueva era de fabricación inteligente

Industria 4.0: una nueva era de fabricación inteligente
Las fábricas inteligentes se convertirán en el modelo estándar para la fabricación.Carlos Ciminieri, Presidente Blue IT Argentina

En la fabricación tradicional, tanto las líneas simples como complejas de ensamblaje de productos requieren la interacción humana para alcanzar el éxito. Se necesita de alguien supervisando los niveles de inventario, asegurando el correcto mantenimiento de las máquinas, o identificando posibles mejoras en los procesos. La industria 4.0 nace mediante el aprovechamiento de la Internet de las Cosas y la colocación de etiquetas y lectores RFID tanto sobre los productos como sobre las máquinas. De este modo los fabricantes permiten que los procesos físicos sean monitoreados por máquinas; y las máquinas y productos se comuniquen y trabajen juntos, con seres humanos, en tiempo real. La Industria 4.0 también permite la recolección de flujos de datos, brindando a los fabricantes analítica de avanzada para tomar mejores decisiones de negocio.

La tecnología RFID es una parte integral de la Internet de las cosas y un elemento clave de la industria 4.0. Con una solución de RFID, todos los productos son etiquetados y se colocan lectores alrededor de una instalación o incrustados en las propias máquinas, permitiendo a los fabricantes identificar el estado y la ubicación de un producto; automatizar los procesos, simplificar el mantenimiento de las máquinas para evitar tiempos de inactividad, y permitir la personalización de productos en base a las preferencias del cliente.

Ventajas para la Industria Automotriz

Los automóviles cuentan con un proceso de fabricación complejo. Inicialmente, el marco es llevado a la instalación, colocado sobre una cinta transportadora y lentamente es transportado a través de la línea de montaje. A partir de ahí, se añaden partes (puertas, motor, asientos, electrónica y más). Estas piezas deben ser localizables dentro de la instalación y ser colocadas en el momento justo que permita que la línea de producción no se detenga. Al identificar las partes, los fabricantes pueden monitorear los niveles de inventario y asegurarse que las partes se repongan en el tiempo justo, reduciendo así los gastos generales.

A medida que un producto etiquetado se mueve a través de la línea de montaje, se encuentra con decenas de interacciones de la máquina. Si está etiquetado con una etiqueta RFID grabable, el estado del producto se puede actualizar en cada paso del proceso de montaje. Con esta información, los fabricantes pueden controlar el estado de un producto específico, a medida que se mueve a través de la instalación.

El etiquetado de productos también ofrece flexibilidad a los fabricantes. En lugar de tener que configurar las máquinas para construir una variante de un producto a la vez, las máquinas pueden programarse para construir cientos de configuraciones. Un producto etiquetado puede entonces identificar qué personalización necesita, lo que permite que la máquina realice la operación necesaria en función de cada producto.

Otro de los beneficios para los fabricantes de automóviles es la gestión de la retirada de productos. Cuando se etiquetan los productos y piezas, algunas partes específicas pueden asociarse con el producto específico en donde se encuentran instaladas. Esto brinda una mayor visibilidad en una línea de productos, permitiendo que el fabricante identifique y retire sólo los productos que contienen esa parte específica. De este modo, se eliminan las búsquedas a gran escala en productos no afectados.

Te puede interesar  La innovación de la mano de la tecnología en la sustentabilidad empresarial

Además de los muchos beneficios de la utilización de RFID para permitir la comunicación entre los productos y las máquinas, los fabricantes también pueden aprovechar una infraestructura RFID para recoger datos valiosos en sus instalaciones. Con estos datos, consiguen por primera vez datos de producción muy precisos, lo que les permite identificar los puntos en la línea de producción donde se producen los cuellos de botella. También pueden utilizarlos para predecir los tiempos de parada de la máquina, y planificar el mantenimiento preventivo.

Es importante recordar que la Industria 4.0 no reemplaza a los trabajadores. Por el contrario, ayuda a mover la fuerza de trabajo en puestos más cualificados en lugar de hacer un montaje básico del producto o el seguimiento de una sola máquina. En lugar de ello, los trabajadores pueden gestionar varias máquinas a la vez, y usar los datos recogidos para mejorar aún más los procesos en toda la instalación.

A medida que los fabricantes comiencen a desplegar el RFID en términos generales, las fábricas inteligentes se convertirán en el modelo estándar para la fabricación, conduciendo los negocios hacia adelante mediante la reducción de costos y el aumento de la eficiencia. Además, los datos recogidos de estos despliegues darán nuevos conocimientos sobre los procesos de negocio, que tendrán un impacto aún mayor en los negocios de todo el mundo.

Print Friendly

Ultimas Noticias

Deje su comentario

Su dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar respuesta

+ Leídas


+ Comentadas

Videos Destacados


DHL Infografía
Los robots transformarán la logística

DHL evalúa el estado actual de la robótica en la industria de la logística y ofrece una perspectiva visionaria sobre...

Cerrar