Flexibilidad: una competencia cada vez más buscada

Flexibilidad: una competencia cada vez más buscada
Un punto importante para el desarrollo de la flexibilidad es el dominio personal o inteligencia emocional.Miguel Alfonso Terlizzi, director General de HuCap. Autor del libro El Método RESE

Los cambios son una oportunidad de crecimiento y hacen que la flexibilidad sea una capacidad buscada cada vez con mayor demanda.

Una competencia, en términos de desarrollo y gestión del capital humano, es el conjunto de habilidades, conocimientos, actitudes y comportamientos que las personas tienen o necesitan para ser exitosos en el desempeño de su rol.

Cuando hablamos de flexibilidad nos referimos a la capacidad de adaptarse a las distintas situaciones y desafíos laborales, acorde a los tiempos y contextos veloces y altamente competitivos que enfrentan las organizaciones en la actualidad.

Es muy común encontrar en las organizaciones la llamada “Resistencia al cambio”, blanco de muchos programas de coaching como centro de las gestiones de RR. HH. Detectar las causas reales que producen la resistencia al cambio es el más grande y difícil desafío de dichas gestiones.

Algunas causas de la resistencia a los cambios son el temor a lo desconocido, el miedo al fracaso, la falta de liderazgo transformador o aspectos relacionados con la falta de comunicación e información entre otros puntos.

Cuando se actúa sobre las causas que producen resistencia, el cambio fluye, se potencia y abre paso a una sustentable transformación cultural. Las personas no se resisten al cambio, sino a ser cambiadas.

Desarrollar la flexiblidad

Los cambios son una oportunidad de crecimiento y en función del contexto veloz y altamente competitivo en el que nos encontramos inmersos, hacen que la flexibilidad sea una capacidad buscada cada vez con mayor demanda.

Los colaboradores flexibles poseen visión proactiva y esto les permite percibir y entender los cambios como aquel medio que les va a permitir llegar a un objetivo deseado, estar un paso adelante.

Entre las principales razones por las que podemos decir que es una capacidad cada vez más buscadas por las organizaciones, es porque las personas flexibles:

  1. Ante un cambio, reorganizan rápidamente sus prioridades, haciendo foco en el objetivo buscado.
  2. Adaptan sus estrategias y tácticas a las circunstancias cambiantes.
  3. Aportan soluciones originales a los problemas, buscando siempre nuevas ideas.
  4. Disfrutan de los cambios y suelen sacar provecho de la innovación.
  5. Se sienten desafiadas por la incertidumbre que puede generar lo nuevo o lo desconocido, siempre dispuestos a arriesgarse y buscar formas nuevas de hacer las cosas.
  6. Son capaces de enfocar el problema desde diversas perspectivas, buscando siempre alternativas.
Una persona flexible es una persona que no solamente se adapta a los cambios, sino que también los promueve.

La estructura de personalidad de cada persona influye en el nivel de flexibilidad que puede poseer, pero como cualquier otra competencia, puede ser desarrollada.

Te puede interesar  El desafío de adaptarse a la revolución digital

Para el desarrollo de esta competencia es importante romper con los modelos mentales, que son supuestos hondamente arraigados sobre cómo funciona el mundo y representan la visión que se tiene del mismo. Dichos preconceptos no sólo determinan el modo de interpretar el mundo, sino el modo de actuar y las percepciones y pensamientos que se tienen ante determinado acontecimiento o situación. Muchas veces son los que nos generan esa “Resistencia al Cambio” que explicábamos previamente.

Otro punto importante para el desarrollo de la flexibilidad es el dominio personal o inteligencia emocional. Ambas apuntan a descubrir y desarrollar el necesario estado de equilibrio emocional requerido para entender el mundo actual y adaptarnos velozmente a los cambios, sin que ello afecte nuestra capacidad de responder, obtener resultados y preservar nuestra salud psicofísica.

El tercer punto clave es la orientación a resultados: las personas orientadas a resultados, buscarán el camino para llegar al destino que desean, siendo flexibles a buscar nuevas alternativas que permitan alcanzar los resultados deseados, saben qué tienen que lograr y buscaran cambiar su cómo.

Organizaciones flexibles

Las situaciones que demandan flexibilidad pueden ser cambios en las condiciones de trabajo o en el contexto que hagan que lo que veníamos haciendo hasta hora y que nos llevaba al éxito pueda ya no serlo y tengamos que reinventarnos.

Aún las empresas más exitosas atraviesan periodos de inestabilidad y crisis, ya sea por causas propias, externas o una combinación de ambas. Es algo inevitable, y para las organizaciones visionarias y protagonistas resulta ser una fuente natural de realimentación, energía y creatividad que las lleva a reinventarse, ajustar lo necesario y volver a empezar con más experiencia y capacidad de acción efectiva.

Ahí la importancia de contar con colaboradores que posean dentro de sus competencias la mencionada “Flexibilidad”. No es una tarea de cada persona o del jefe mismo, sino una competencia que a su vez tiene que ser fomentada como parte de la cultura organizacional. La flexibilidad organizacional, se consigue estando un paso delante de los cambios internos y del entorno, tomando al cambio como una oportunidad de mejora, un desafío, utilizando los recursos disponibles en la empresa para responder a los cambios de una manera eficiente.

Print Friendly, PDF & Email

Ultimas Noticias

Deje su comentario

Su dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar respuesta

+ Leídas

+ Comentadas


Videos Destacados


Los pedidos online de personal doméstico se multiplicaron gracias a la tecnología

Las solicitudes online de empleadas para el hogar -que representan el 50% de las mujeres latinoamericanas- crecieron en forma exponencial.

Cerrar