Sistema FCE: oportunidad de financiamiento para pymes en el mercado de capitales

Sistema FCE: oportunidad de financiamiento para pymes en el mercado de capitales

La herramienta Factura de Crédito Electrónica busca facilitar el financiamiento para las pymes que realizan operaciones comerciales con grandes empresas.

A partir del 1 de enero de 2019, comenzó a regir la Factura de Crédito Electrónica (FCE), una nueva herramienta de inclusión financiera que permitirá a las pequeñas y medianas empresas (pymes) financiarse en el mercado de capitales de una manera más simple.

La FCE es, junto con la Ley de Financiamiento pyme, uno de los dos instrumentos impulsados por el Ministerio de Producción y Trabajo y reglamentados por la AFIP que busca facilitar las operaciones comerciales entre pymes y grandes empresas. Además, el sistema busca otorgarles a las pymes beneficios similares a los beneficios de grandes empresas.

En la jornada Nuevo Régimen de Factura de Crédito Electrónica, organizada por Thomson Reuters en la UCEMA a mediados de diciembre, se abordaron las cuestiones vinculadas con el nuevo marco regulatorio, los beneficios de la ley de financiamiento productivo para pymes, y la normativa e implementación de la FCE. Entre la información presentada a los más de 130 asistentes presenciales, se destacaron:

Impacto para las pymes

Desde el primer día de 2019, 43 empresas de la industria automotriz, entre terminales y pymes asociadas a ellas, principalmente autopartistas, quedarán obligadas y habilitadas a emplear esa herramienta financiera. Se estima que – una vez iniciado el sistema para esta industria – se dará a conocer el cronograma del resto de las actividades productivas involucradas en el sistema.

En la Argentina hay 950.000 empresas inscriptas en el IVA. De ese total sólo 1.600 son grandes empresas, el resto son pymes. A partir de la puesta en marcha de la FCE, las grandes empresas estarán obligadas a recibirlas mientras que la mayoría de las pymes tendrá la obligación de emitir este instrumento”, explicó Alfredo Marseillán, asesor de la Secretaría de Simplificación Productiva del Ministerio de Producción y Trabajo.

La implementación de la ley de FCE está fuertemente vinculada con la Ley de Financiamiento pyme, que establece claramente los distintos tipos de pyme a partir de sus niveles de facturación y tipo de actividad. “El Registro pyme se propuso como un acto voluntario para aquella pyme que quiere recibir los beneficios impositivos que habilita la ley, como pagar a los 90 días las retenciones y el IVA. Es una medida conveniente, sin embargo, el porcentaje de pymes registradas es bajo”, advirtió el funcionario.

Rodrigo Hermida, director del negocio Fiscal y Contable de Thomson Reuters, que cuenta con las soluciones Bejerman y Onvio en su portafolio, declaró que “las pymes necesitan trabajar con soluciones tecnológicas que les permitan integrar en una misma plataforma toda la información clave de la empresa. Incorporar tecnología ya no es una elección, sino una necesidad para esta nueva etapa. Aquellas empresas que adopten herramientas que combinen automatización con información confiable, serán las más aptas para lidiar con los cambios y las nuevas regulaciones, pues podrán tomar decisiones más estratégicas con más agilidad”.

Ventajas del sistema FCE

Según Marseillán, esta herramienta ofrece la ventaja de transformar las facturas comerciales en facturas de financiamiento, hecho que permitirá a las pymes tener precisiones sobre cuánto y cuándo cobrarán, aspecto que resulta clave a la hora de producir. El funcionario también destacó que una de las ventajas la FCE radica en que el sistema permitirá hacer más dinámica la venta de facturas, razón por la que habrá más competencia y los bancos van a salir a comprarlas, lo que permitirá generar un mercado atractivo.

Entre las ventajas, los especialistas presentes en la jornada organizada por Thomson Reuters también destacaron que:

  1. La puesta en marcha de la FCE permitirá desarrollar diversos servicios financieros. Entre ellos, el factoring, que en la Argentina cuenta con uno de los niveles más bajos de adopción en comparación con el resto de la región latinoamericana. “La norma permite que haya un sistema de información que permita introducir las facturas en las plataformas creadas con ese objetivo, de modo que sean compradas por los inversores y que, así, haya calidad en el sistema”, amplió Marseillán.
  2. La operatoria incluye un Registro Público Gratuito de Cumplimiento de Pago. Marseillán indicó que, una vez que pasen dos o tres años de funcionamiento del sistema “la empresa va a poder ver su comportamiento de pago y esto permitirá acceder a más capacidad crediticia porque es buen pagador. El mercado verá el cumplimiento de pago de sus FCE”.
  3. La pyme podrá emitir FCE, negociarla, conservarla y solicitar alta en el registro, entre otras acciones. Al emitirla, puede introducir comprobantes de ajuste y, si está anotada en el registro, podrá contar con información clave para el desarrollo de su negocio a partir de esta herramienta.
  4. La FCE sirve como herramienta de cancelación de deudas. Para evitar que la empresa grande que la reciba no haga nada con ese instrumento, la normativa especificó que, pasados 30 días de su emisión, queda aceptada tácitamente. “Hay dos servicios involucrados de la AFIP en este punto. Por un lado, los comprobantes, que son un servicio de emisión de factura. Por el otro, una vez emitido el comprobante todo el proceso posterior queda en el Registro de Factura Electrónica”, explicó, a su turno, Mónica Parolari, jefe de la división Procesos de Fiscalización de la AFIP.
Te puede interesar  Lexmark lanzó una nueva línea destinada a las pymes en America Latina

La experta aclaró que el sistema de facturación en línea que entrará en vigor es similar al que funciona actualmente y tendrá dos funcionalidades más. “Una vez emitida la FCE, la factura podrá ser cancelada dentro de 30 días. Pasado ese tiempo, se dará la aceptación tácita. En el medio hay 10 días para rechazarla. Y cada vez que se emite un comprobante se informa al domicilio fiscal del comprador”, especificó Gabriela Ferrari, jefa del departamento Estratégico de Control de la AFIP.

Expectativas de la AFIP

Contra aquellas posturas que señalan que hay miedo a que, luego del registro, las empresas reciban una inspección de la AFIP, Marseillán aclaró que es al revés: anotarse en este espacio es lo que el Gobierno pretende impulsar para evitar el envío de inspecciones. Si, además de estar registrada, las pymes implementan la FCE, se verán doblemente beneficiadas. “Van a tener la chance de asegurarse cuándo y cuánto van a cobrar. Que las empresas pequeñas no sepan cuándo cobrarán les genera problemas, porque no saben cuándo comenzarán a producir”, añadió.

La expectativa del organismo de control es que, mientras más empresas utilicen el sistema, más claro quedará el movimiento de dinero que circula entre los distintos agentes económicos. Los funcionarios presentes en el evento de Thomson Reuters declararon que cuántas más pymes se suban a la modalidad, habrá más transparencia en la operatoria y esto evitará inspecciones innecesarias de parte de la AFIP, con el consiguiente malgasto de recursos que eso implica.

Además, con el sistema electrónico, “buscamos que todo sea con seguimiento electrónico. Esto se complementa con el cheque electrónico que se implementará el 1° de abril de 2019. Y también permitirá cancelar con cheque electrónico. Vamos a eliminar el papel en todo aquello que signifique demora de trámite”, señaló Marseillán, como un anticipo de la profundización de las medidas tendientes a despapelizar aquellas exigencias con las que deben cumplir las organizaciones.

Print Friendly, PDF & Email

Ultimas Noticias

Deje su comentario

Su dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar respuesta

+ Leídas

+ Comentadas


Videos Destacados


SanCor Salud modernizó su infraestructura tecnológica

Con estos cambios, la compañía impulsa la colaboración entre sus profesionales y reduce el costo mensual del servicio de correo...

Cerrar