Los robots en auge: ¿buena o mala noticia para las empresas?

Los robots en auge: ¿buena o mala noticia para las empresas?
La tecnología ya desempeña un papel preponderante en el sector de fabricación.

Un informe afirma que a medida que los robots evolucionan y se vuelven más sofisticados, su impacto penetrará gradualmente en más industrias.

En 2005 había menos de un millón, hoy existen 1,8 millones, y dentro de 3 años, ese número se disparará a 2,6 millones aproximadamente. Los robots industriales están en auge.

Estos datos se desprenden de la publicación mensual de PwC llamada Global Economy Watch, informe macroeconómico que presenta las últimas tendencias globales en materia económica, además de las disrupciones tecnológicas que impactan en los negocios, en el mercado laboral y en la sociedad en general.

La tecnología ya desempeña un papel preponderante en el sector de fabricación. El informe afirma que a medida que los robots evolucionan y se vuelven más sofisticados, su impacto penetrará gradualmente en más industrias, incluyendo el sector de servicios, que registra la mayor parte de los empleos en las economías industrializadas.

Los líderes de negocios ya están tomando nota de estos cambios y los están incluyendo como otro factor de su estrategia corporativa.

La encuesta global de CEOs 2016 muestra que el 77% de los CEOs asegura que el progreso tecnológico es la megatendencia con más probabilidades de transformar la manera en que las empresas interactúan con sus stakeholders.

La tecnología puede bajar los costos e incrementar la eficiencia. Por ejemplo, la robótica puede ayudar a las empresas a hacer un mejor uso del capital existente y aumentar los márgenes. Esto, a su vez, puede generar una mayor demanda de inversiones en forma tradicional, como depósitos o maquinaria.

También, el precio de los bienes y servicios podría bajar (o aumentar con más lentitud) si las empresas trasladan esas ganancias de productividad a los consumidores a través de menores precios, que es lo que debería hacerse mientras los mercados sean competitivos.

Te puede interesar  La productividad y las nuevas tecnologías en las empresas

En otras áreas, la automatización puede representar una mayor amenaza para el empleo, aunque esta estimación varía y existen datos contradictorios sobre su posible impacto.

Según estudios de la Universidad de Oxford estiman que el 47% de los empleos actuales pueden verse altamente amenazados como consecuencia de los progresos tecnológicos durante las próximas dos décadas; sin embargo, la OCDE indica que solamente puede considerarse en riesgo el 9% de los puestos actuales de trabajo.

Las tecnologías digitales también crean nuevos puestos de trabajo, por lo cual el efecto no es totalmente negativo.

¿Qué sucederá en los próximos años?

El informe señala que la tecnología que actúa como un complemento en el desempeño de los profesionales tendrá un impacto menos negativo sobre el empleo. En el sector servicios, donde el factor humano es de vital importancia, hay menos margen para que los robots (al menos por el momento) puedan reemplazar a los humanos.

Lo que es evidente es que los cambios tecnológicos son una fuerza disruptiva para los empleados y las empresas.

De este proceso pueden beneficiarse aquellos trabajadores que cuenten con habilidades que todavía las máquinas no poseen, como la empatía y creatividad, y las compañías que logren adaptar de la forma más rápida posible dichas innovaciones tecnológicas.

Print Friendly, PDF & Email

Ultimas Noticias

Deje su comentario

Su dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar respuesta

+ Leídas

+ Comentadas


Videos Destacados


Propósitos financieros para un año 2017 estable

Según Prestadero, incrementar sus ingresos y ahorrar puede llevarlo más rápido a lograr los objetivos que se planteó para este...

Cerrar