Internet de las Cosas: la próxima revolución digital

Internet de las Cosas: la próxima revolución digital
Solo este año ya hay más de cuatro mil 900 millones de cosas conectadas a Internet.Rodrigo Acevedo - Gerente general de Entersoft

Dentro de las top 10 tendencias estratégicas más importantes del 2015, según Gartner, la Internet de las Cosas (IoT), es decir, la interconexión digital de objetos cotidianos con Internet, no sólo implica tremendas oportunidades, sino también importantes desafíos.

Es un hecho que cada vez son más y crecientes el número de dispositivos conectados a la web. De acuerdo a cifras de la firma internacional, solo este año ya hay más de cuatro mil 900 millones de cosas conectadas a Internet, en el mundo, lo que se traduce en un aumento de un 30% respecto del año pasado.

Asimismo, la consultora pronostica que en cinco años más habrá unas 25 mil millones de cosas conectadas, lo que significa una gran oportunidad de negocios. Porque se trata de una tendencia que impulsa servicios y tecnologías que, en la actualidad, alcanzan los 69 mil 500 millones de dólares a nivel global. En América Latina, según la Asociación Internacional de Operadores Móviles, el número de cosas conectadas a las redes de operadores podría alcanzar los 62 millones en los siguientes seis años.

Otros datos: esta interconexión implica un enorme consumo de gigabytes, los que podrían llegar a ser unos 44 mil millones de aquí al año 2020, según los expertos. Esto conlleva un mayor uso de banda ancha, así como de servidores y servicios de almacenamiento para soportar esta creciente demanda de consumo de Internet y datos.

Se hace indispensable, en definitiva, disponer de una infraestructura apropiada y capaz para gestionar todas las máquinas, dispositivos, computadores y gadgets conectados entre sí vía web. También, la industria se enfrenta a los desafíos que se relacionan con la entrega de nuevos servicios asociados, en especial aquellos que cuenten con el respaldo y las certificaciones adecuadas. La seguridad de los datos, cada vez más expuestos y, por supuesto, la creación de una legislación acorde a esta nueva tendencia que proteja los derechos y promueva los deberes, tanto de proveedores como de consumidores.

Te puede interesar  IoT: el próximo negocio para el que se preparan los operadores de la región

Los beneficios de la Internet de las Cosas pueden ser muchos e insospechados. Por ejemplo, transformar una ciudad y la calidad de vida de ciudadanos y empleados; mejorar la productividad, la ubicuidad, la gestión de negocios, la entretención y mucho más. Todo ello, sin embargo, será positivo en la medida que actualmente la industria se prepare y tome conciencia de los desafíos que representa. De lo contrario, seguiremos soñando con el desarrollo y jugando a ser grandes.

Print Friendly

Ultimas Noticias

Deje su comentario

Su dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar respuesta

+ Leídas


+ Comentadas

Videos Destacados


Cathal Mcgloin
Las inversiones en tecnología móvil están dando frutos

Según el nuevo sondeo realizado por Red Hat, la mayoría de los encuestados dan cuenta de un retorno positivo sobre...

Cerrar