Nuevas tendencias del mercado laboral Latinoamericano

Nuevas tendencias del mercado laboral Latinoamericano
Los modelos de oficina compartida y coworking han facilitado la comunicación multicanal.

Trabajar de manera remota, flexibilidad de horarios, el trabajo como experiencia y la contratación de freelancers se han convertido en tendencias que responden a las necesidades de la generación Z.

El mercado laboral de América Latina atraviesa un proceso de cambio y adaptación motivado por la incursión de la generación Z (gen Z, centennials) entre sus filas. Las personas nacidas a partir de 1996 representan a un grupo laboral atraído por compensaciones más allá de la remuneración monetaria y sistemas de trabajo totalmente influidos por la tecnología. Las empresas han tenido que adaptarse para recibir a la nueva generación que convive con millennials y generación X.

Las áreas de recursos humanos han implementado nuevas dinámicas laborales enfocadas en la productividad, el trabajo remoto y la formación de equipos de trabajo dinámicos, que responden a las preferencias de la nueva generación de trabajadores. Bajo estos esquemas, los centennials encuentran oportunidad de administrar libremente su tiempo y lugar de trabajo, mientras continúan creciendo profesionalmente.

Para Nancy Godines, CEO de Doc Ad Hoc, aceleradora de talento emergente para la economía digital, la principal ventaja de la adaptación de nuevas tendencias laborales se refleja en “inmediatez y disponibilidad de talento. Al no estar atados a un lugar físico y tener mayor libertad, hay más identidad con el proyecto y mayores avances”.

¿Cuáles son las principales tendencias del mercado laboral de Latinoamérica? De acuerdo con Workana, las actividades por las que se están inclinando las nuevas generaciones son:

  • Trabajo remoto: los tiempos de asistencia forzosa a la oficina han quedado atrás para abrir paso a la posibilidad del trabajo remoto, ya sea desde casa, un café, una oficina compartida o coworks. Una de las necesidades laborales de la generación Z es contar con la libertad de elegir su lugar de trabajo.

    Dentro del anterior esquema laboral se encontraba el modelo de “home office”, el cual no ha sido 100% funcional, ya que la cultura corporativa, la colaboración, los canales de comunicación, seguimiento y monitoreo de tiempos de entrega se volvieron muy complejos. Además, los trabajadores solían mezclar las tareas del hogar con las laborales, lo cual no aumentó la productividad.

    Los modelos de oficina compartida y coworking han facilitado la comunicación multicanal, permiten a los trabajadores personalizar su espacio y motivan su concentración. Las empresas puedan alternar equipos de trabajo in-office y en espacios compartidos, donde sus trabajadores conviven con diferentes empresas, profesionales y sectores de la industria, lo que diversifica las relaciones y crea redes cooperativas de trabajo.

  • Horarios flexibles: la movilidad en las grandes ciudades, la posibilidad de participar en proyectos en otra región o país, el interés por viajar y continuar con la preparación profesional, han transformado los horarios fijos en jornadas mediadas por el trabajador. No es necesario pasar 6 horas en un mismo sitio si la tarea puede ser entregada con calidad y dentro del tiempo, en la mitad del horario, con una concentración real.

    Además, las empresas aseguran un clima laboral positivo, en el que los trabajadores mejoran su productividad y generan resultados en poco tiempo.

  • Trabajar es una “experiencia”: los departamentos de Recursos Humanos y de comunicación interna de las organizaciones actualmente se enfocan en no generar condiciones de estrés para los empleados, y que la motivación del trabajador no se base sólo en remuneraciones monetarias. Para atender las necesidades de los Gen Z, se implementaron recursos creativos que favorecen el proceso de reclutamiento y retención del talento.

    De acuerdo con Glassdoor, plataforma internacional de búsqueda y evaluación de empleos y empresas, los tres factores clave para mantener a los trabajadores motivados son: reconocimiento, capacitación y crecimiento profesional. Por ello diversas empresas han implementado cursos de capacitación en temas como finanzas personales, herramientas de diseño y programación, idiomas, coaching personal, entre otros, además tienen actividades especiales de grupo, viajes, comidas mensuales, festejos de cumpleaños, etcétera.

  • Contratación de freelancers: los equipos de trabajo han dejado de ser integrados sólo por trabajadores de planta, para abrir espacio a trabajadores independientes que ayuden a complementar tareas y proyectos específicos, lo que permite resolver pendientes de temporada, darse abasto durante periodos de alta demanda y contar con expertos en áreas específicas.

    Según el reporte de Trabajo Independiente y Emprendimiento 2018 publicado por Workana, son las pymes y las microempresas las que mayor cantidad de trabajadores independientes incorporan a sus equipos (90% de la contratación), pero en los últimos años se ha notado un creciente interés de contratación de parte de las grandes empresas, para realizar tareas puntuales en su negocio. Las categorías más contratadas por las empresas son diseño y multimedio en un 37%, it y programación con un 28% y traducción y creación de contenidos con el 16%. Todas ellas son áreas relacionadas con presencia de marca online, innovación en procesos e incorporación de las nuevas tecnologías y plataformas virtuales para acercarse a sus clientes.

    Las barreras geográficas no son un impedimento bajo esta tendencia, ya que a través del trabajo remoto y la flexibilidad de horarios permiten que los trabajadores participen en proyectos para empresas multinacionales, con posibilidad de viajar y tener labores simultáneas. Las empresas pueden formar equipos de trabajo remoto con múltiples cualidades y características culturales, lo que enriquece los procesos y da una visión integral a las ideas. También es una opción viable para organizaciones que buscan presencia internacional o en otras regiones, sin necesidad de instalaciones físicas.

La contratación, motivación y retención de personal en las empresas, cuando se trata de las nuevas generaciones, “se enfrenta a individuos que ya no quieren permanecer por mucho tiempo en sus trabajos y que pueden tener distintos niveles de preparación, disponibilidad, responsabilidad e diversos intereses”, agregó Nancy Godines. La clave para los empleadores está en dar mayor libertad de creación, aportación y decisión.

La incorporación de personal en cada organización de las nuevas tendencias laborales permitirá mejor preparación ante los retos que representa una generación con intereses y necesidades específicas, y la oportunidad de revolucionar los entornos de trabajo, incorporando la tecnología e ideas innovadoras de remuneración”, aseguró Guillermo Bracciaforte, cofundador de Workana.

Print Friendly, PDF & Email

Ultimas Noticias

Deje su comentario

Su dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar respuesta

+ Leídas

+ Comentadas


Videos Destacados


4 claves para el éxito de la transformación digital en los negocios

Expertos de Bizagi destacaron la importancia de identificar los factores que hacen la diferencia en el camino hacia una transformación...

Cerrar