Las tres puertas del espionaje corporativo

Las tres puertas del espionaje corporativo
El Head Office de la empresa en Argentina, asegura que hay tres grandes puertas por los cuales los espías pueden colarse.

Para Kroll, la intervención de la empresa rápida y determinante disminuye de forma concreta el número de fraudes, ya que reduce la sensación de impunidad.

Todas las empresas tienen información valiosa. Puede ser comercial, como las bases de datos de sus clientes o sus estrategias de mercado; también puede ser industrial, como patentes, marcas o procesos; o estratégica, como los recursos humanos. El espionaje industrial es el robo de esta información y está penado por la ley en muchos países, aunque el poco conocimiento que hay sobre el tema y la deficiencia de las leyes hace que castigarlo sea casi imposible.

Kroll es una de las firmas más importantes del mundo en mitigación de riesgos, y la experiencia de sus investigadores, auditores forenses y especialistas en informática han sido vitales en la resolución de numerosos casos de espionaje industrial e investigaciones corporativas. Juan Cruz Amirante, Head Office de la empresa en Argentina, asegura que hay tres grandes puertas por los cuales los espías pueden colarse.

El enemigo en la propia casa

La primera de ellas, y tal vez la más grande de todas, es la de los propios empleados: el enemigo en casa. “No siempre se debe presumir una mala intención, pero el riesgo está latente. Por ejemplo, los investigadores que trabajan para un laboratorio hablan en las conferencias sobre sus desarrollos y lo que hacen, y si estos no son conscientes de lo que les cuentan a sus colegas, pueden revelar secretos industriales importantes para el negocio”, sostuvo Amirante.

Pero así como hay descuidos, también hay acciones premeditadas que pueden hacerse para obtener un beneficio directo o a solicitud de otra persona (por ejemplo un competidor) que compromete al trabajador deshonesto. “En nuestra experiencia, lamentablemente hoy resulta más sencillo ingresar por medio de un empleado desleal, a quien se convence de alguna manera de copiar un archivo, instalar un programa o abrir un link que permita la entrada a un programa malicioso”, agregó el experto de Kroll Argentina.

Otra situación en la que puede haber engaño, con o sin colaboración del empleado, es en las entrevistas de trabajo. Hay empresas, que bajo el pretexto de una oferta de empleo, convocan a trabajadores de la competencia para obtener información clave de primera mano. En algunos casos, el espionaje se cierra contratándolos y de esto hay casos conocidos.

Te puede interesar  Cuándo y cómo ocurre la corrupción en las empresas

A través de terceros

La segunda puerta para los espías es a través de los terceros que contrata la compañía. Amirante explica que puede ocurrir con cualquier empresa externa que tenga acceso a las instalaciones, desde las que dan mantenimiento al software, hasta las de limpieza. “El espionaje mediante terceros también puede ser intencionado aprovechando una brecha en la operación del socio o proveedor, como el que no se deshace de forma debida de la basura y los papeles de las oficinas”, indicó el ejecutivo. Un ejemplo claro es el de las empresas de consultoría que tienen acceso a los sistemas informáticos y, entonces, a información crítica.

Los sistemas informáticos

La tercera entrada por la que los secretos de una empresa pueden irse por la borda son los propios sistemas informáticos, cuando no están bien asegurados. Desde la distancia, los hackers pueden introducirse en los archivos y sustraer a placer información que puede incluso arruinar el negocio.

También es cierto que muchas veces vulnerar un sistema informático requiere la intervención del factor humano. Por ejemplo, en el concepto de ingeniería social se incluye a los empleados que abren correos con programas espías disfrazados de promociones o avisos legítimos.

Para Kroll, la intervención de la empresa rápida y determinante disminuye de forma concreta el número de fraudes, ya que reduce la sensación de impunidad y aumenta la alerta entre los empleados. La rotación continua del personal, la investigación profunda, la supervisión con ejecutivos ajenos a la organización y los exámenes pre laborales exhaustivos pueden ser algunas de las medidas tácticas más importantes para aumentar el control dentro de la empresa.

Print Friendly, PDF & Email

Ultimas Noticias

Deje su comentario

Su dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar respuesta

+ Leídas

+ Comentadas


Videos Destacados


Habilidades necesarias para ser un excelente candidato en la 4° revolución industrial

Hays México explica que habilidades necesitas para poder ser candidato en la próxima revolución industrial.

Cerrar