La realidad de 5G en América Latina

La realidad de 5G en América Latina
La llegada de 5G promete ser un facilitador esencial para el ecosistema digital.Douglas Wallace, gerente General de América Latina y El Caribe (excepto Brasil) en Pure Storage

Los proveedores han posicionado la red 5G como una tecnología más confiable que permitirá un mundo más conectado e inteligente.

Aunque ahora hemos superado la exageración y entramos en la fase de realidad de la implementación de 5G, todavía no hay duda de que su implementación revolucionará la forma en que vivimos y cómo interactuamos con nuestros dispositivos. La conectividad 5G ultrarrápida y de latencia extremadamente baja puede hacer que los conceptos «futuristas» como la realidad virtual, los automóviles autónomos y la robótica avanzada sean comunes.

Sin embargo, esta tecnología aún está a años de un uso generalizado (especialmente en América Latina), pero eso no significa que las empresas latinoamericanas no puedan comenzar a preparar sus infraestructuras para manejar el aumento en el uso de datos, especialmente en lo que respecta al almacenamiento, es algo que deberían estar haciendo independientemente del tiempo que demore en llegar la red 5G, ya que puede ayudar a la región a recuperar el terreno perdido en comparación con otras partes del mundo, como América del Norte, Europa y Asia Oriental.

¿Cuál es el verdadero estado de 5G en América Latina?

La llegada de 5G promete ser un facilitador esencial para el ecosistema digital. Podría optimizar la experiencia del usuario, digitalizar sectores como el transporte, la salud y la educación, y promover la innovación en IoT que podría cambiar drásticamente nuestra vida cotidiana.

Los proveedores han posicionado la red 5G como una tecnología más confiable que permitirá un mundo más conectado e inteligente. Los proveedores han prometido velocidades más altas y menor latencia capaces de soportar una mayor demanda de datos. Y aunque los anuncios diarios de ensayos y acuerdos 5G plagan las noticias, los marcos técnicos y de políticas deben adaptarse para determinar y regular cómo los operadores pueden construir, lanzar y monetizar esta nueva tecnología antes de que realmente pueda llegar al mercado.

Según el reciente estudio desarrollado por la Asociación Global de Proveedores Móviles (GSA), hay 201 operadores en 83 países que han informado de pruebas o lanzamientos de 5G. En algunos países desarrollados, 5G puede ser una realidad este año, pero para América Latina y el Caribe, no se espera que 5G se lance comercialmente hasta mediados de 2020.

La infraestructura digital de América Latina impulsará su prosperidad futura. Necesitamos redes potentes, robustas y seguras que permitan comunicaciones generalizadas e intensivas en datos entre todos y todo. 5G es la infraestructura nacional crítica que interconectará una amplia variedad de tecnologías y servicios.

Para estar a la vanguardia de la cuarta revolución industrial, los gobiernos deben implementar una política preparada para 5G. Es necesario liberar el espectro suficientemente armonizado de manera oportuna que aliente la inversión en lugar de maximizar los ingresos. Deben eliminarse las barreras de implementaciones costosas y prolongadas para mejorar la economía de la densificación de la red. Y la regulación necesita ser modernizada para acomodar nuevos casos de uso industrial.

Una prueba de 5G no necesariamente se traduce en preparación para la implementación, aunque muestra un gran interés en invertir y experimentar con la tecnología. Sin embargo, todavía es demasiado pronto para determinar quiénes serán los líderes 5G en América Latina.

Un camino lleno de desafíos

Dado que los operadores ya están en el proceso de prueba en América Latina, es muy probable que haya una transición de 4G a 5G antes de 2021. Muchos proveedores de servicios ya tienen la infraestructura y el equipo necesarios para implementarlo, ya que los proveedores no han perdido el tiempo empujando nueva tecnología en toda la región.

Pero incluso si los operadores están listos para el lanzamiento, la falta de claridad técnica y comercial puede causar demoras. Los operadores necesitan más precisión técnica, así como suficiente espectro para 5G. Y, por último, pero no menos importante, se debe definir un modelo de negocio claro para monetizar los servicios 5G, uno que tenga en cuenta a los nuevos jugadores y compañías en el mercado. Y desde un punto de vista regulatorio, todavía hay un retraso en el marco de políticas, que debe evolucionar para responder a los avances tecnológicos.

América Latina también debe encontrar modelos de negocio para justificar la inversión adicional en 5G. Debido a que 5G difiere de las generaciones anteriores de banda ancha móvil, podría beneficiarse de las soluciones B2B como posibles fuentes de monetización.

Te puede interesar  Ericsson expande su portafolio 5G

Los paquetes comerciales para empresas podrían invitar a más participantes al grupo de monetización, como los desarrolladores de software y los proveedores de servicios en la nube. Los principales actores que buscan mitigar los costos de infraestructura, como el arrendamiento de capacidad mayorista y la implementación de redes, ya están buscando determinar cómo 5G podría reducir sus costos y expandir las ofertas de servicios.

Gestión de datos y su importancia con la red 5G

El almacenamiento flash no solo es más eficiente en tamaño y velocidad que otros medios de almacenamiento, sino que también es necesario que las empresas sigan siendo competitivas. Los datos de las aplicaciones 5G deben procesarse y analizarse en tiempo real sin espacio de latencia: un vehículo autónomo con personas adentro no puede permitirse el tiempo que tardan los datos en abandonar el automóvil, llegar a un centro de datos distante y regresar al automóvil. Del mismo modo, una empresa no puede confiar en el hardware heredado para procesar y analizar montañas de datos cuando los competidores usan una solución más eficiente.

Los protocolos exprés de memoria no volátil (NVMe) también hacen que sea más fácil para las empresas acomodar las cargas de datos, lo que permite que el almacenamiento flash se calcule en el borde y evita que la unidad de estado sólido cada vez más popular se comporte como un disco mecánico por encima de cierta capacidad. Las unidades de estado sólido, que usan memoria flash, no tienen las mismas limitaciones mecánicas que sus predecesoras, la capacidad de NVMe de permitir decenas de miles de colas de comandos ofrece velocidades mucho más rápidas que pueden mantenerse actualizadas con las demandas de 5G.

Además de NVMe, la inteligencia artificial, que se ha convertido rápidamente en una parte de la vida cotidiana tanto para las empresas como para los consumidores, desempeña un papel clave en la clasificación de datos y garantizar que solo se comuniquen datos importantes para las funciones. Todo esto debe hacerse en tiempo real, lo que hace posible el almacenamiento flash y NVMe. La inteligencia artificial debería ser una parte importante de cualquier actualización de infraestructura que tenga en cuenta una futura explosión de datos.

¿La red 5G con un futuro incierto en América Latina?

América Latina es una región donde los servicios móviles siguen siendo predominantes debido a una mejor cobertura de red y precios más accesibles. El mercado deberá enfrentar cambios tecnológicos globales y prepararse para el posible salto prematuro hacia la era 5G, donde otras tecnologías como 2G y 3G todavía están en uso y las inversiones 4G aún están en marcha.

Si bien IoT y otras innovaciones de vanguardia se han asociado fuertemente con 5G, esto no significa necesariamente que los países que aún no están listos para 5G dejen atrás. El Centro de Estudios de Telecomunicaciones en América Latina alienta a los países con infraestructura menos avanzada a hacer crecer su ecosistema IoT mediante el desarrollo de soluciones utilizando tecnologías 2G y 3G. Si bien la evolución de 5G es importante, también es esencial que las economías emergentes continúen sus esfuerzos para digitalizar utilizando la infraestructura existente.

Los operadores continuarán invirtiendo en pruebas e implementaciones de 5G en las principales ciudades de América Latina, donde hay redes de fibra sólida y mayores ingresos promedio por usuario (ARPU, en inglés). Aun así, hay muchas barreras que superar antes de que haya una transición más regional a 5G. Los operadores y los gobiernos requerirán herramientas más completas y transparentes para administrar y comprender la disponibilidad de la red para determinar su disponibilidad para 5G.

Print Friendly, PDF & Email

Ultimas Noticias

Deje su comentario

Su dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar respuesta

+ Leídas

+ Comentadas


Videos Destacados


Kaspersky ayuda a eliminar errores en software automatizado para sistemas industriales

El marco fue desarrollado por CODESYS, quien reparó las vulnerabilidades después de recibir la notificación.

Cerrar