La inteligencia artificial generativa y la propiedad intelectual

La inteligencia artificial generativa y la propiedad intelectual
La solución debe incluir al usuario final quien es el verdadero dueño del dato en el modelo de negocio.Juan Santiago, CEO de Santex

Juan Santiago, CEO de Santex, y Andrés Piazza, abogado y miembro del directorio de la Liga del Bien de IA, analizan la demanda del New York Times a OpenAI y Microsoft.

Se conoció la noticia que el New York Times demandó a OpenAI (empresa creadora del ChatGPT) y Microsoft (su aliado comercial), alegando que estas empresas utilizaron ilegalmente millones de artículos del medio para entrenar a ChatGPT y otros servicios de información que ahora compiten con el contenido original del diario. Esta demanda se suma a muchas otras objeciones de escritores, periodistas, actores y otros creadores de contenido que publican sus obras en Internet y temen que la IA generativa se aproveche de su producción para competir contra ellos.

Hay dos dimensiones que se deben tener en cuenta cuando se habla de el derecho de autor y la AI generativa: una tiene que ver con las fuentes de los datos y otra con los derechos de uso de imagen”, asegura Andrés Piazza, abogado especialista en estos temas que integra el directorio de la Liga del Bien de IA, una iniciativa de Santex para analizar las implicaciones de estas tecnologías y favorecer la conformación de un marco regulatorio adecuado a todos los intereses en juego.

La primera dimensión es la más compleja y la que más polémicas genera: por un lado tenemos los grandes bancos de contenido (YouTube, Meta, X, etcétera) que se utilizan para entrenar a las principales plataformas de AI; cuyo contenido en realidad es provisto por los usuarios que aceptan términos de uso que no conocen en profundidad y cuya legalidad es debatible. Por otra parte están las plataformas de AI generativas (como ChatGPT) en las cuáles sus usuarios también vierten información de carácter privado y aceptan términos de uso más claros, los cuáles aseguran que se mantiene la propiedad de la información por parte del usuario. Finalmente están las grandes empresas que generan contenido (como el New York Times) que objetan que el uso de del mismo para entrenar a las plataformas de AI viola los principios del copyright y alegan un daño económico, ya que permiten a los usuarios de plataformas de AI acceder indirectamente a contenido por el cual ellos cobran una suscripción. Y algunas de las empresas que insisten en prohibir esta práctica, en otra ventanilla lo usan”, agrega Piazza.

La segunda dimensión es la que tiene que ver con el uso de la imagen: ¿qué ocurre cuando la AI generativa utiliza la imágen (estática ó en video) y/o la voz de una persona para crear contenido? Esto no es solo una discusión por el futuro del trabajo, sino es una discusión por los derechos del individuo y todos los peligros que conlleva”, concluye el especialista.

Juan Santiago, CEO de Santex, es el impulsor de la Liga del bien de IA: “es un espacio que armamos en Santex junto a un grupo de especialistas de la academia, de empresas y tecnólogos en el cual analizamos el impacto, las mejores prácticas y el futuro de la Inteligencia Artificial. Buscamos encontrar un nuevo mapa ético para aplicarla. Un abordaje filosófico necesario sobre el tema”.

Santiago cita a Alex Pentland acerca del concepto de Ecología Digital Sustentable: “el gran problema del modelo económico basado en datos es que el usuario, quien es el generador del dato, no capitaliza la transacción de sus datos en las plataformas. La solución debe incluir al usuario final quien es el verdadero dueño del dato en el modelo de negocio. Esto nos va a llevar a un modelo transaccional más justo y democrático“.

El New York Times le pide en este juicio a Microsoft y a OpenAI que eliminen la información propia de ellos que utilizaron para entrenar el algoritmo. Para poder comprender ese impacto es necesario primero entender un aspecto central del funcionamiento de la Inteligencia Artificial Generativa: su modelo de aprendizaje. A diferencia de las personas, que podemos desaprender o corregirnos cuando algo de lo que aprendimos está mal, la inteligencia artificial no puede hacerlo. Los humanos podemos volver a empezar con una hoja en blanco nuestras ideas o nuestras acciones; la Inteligencia Artificial no. Esta tecnología, que está cambiando el mundo, está diseñada para autoabastecerse. Incorpora información, aprende, relaciona y elabora sus conceptos en forma definitiva. Pero nunca desaprende”, agrega el CEO de Santex.

Por eso, los líderes tecnológicos tenemos la responsabilidad de enseñar y capacitar sobre estos temas para que cada vez más personas puedan comprender el real impacto de lo que es hoy la Inteligencia Artificial Generativa y sobre todo de lo que vendrá. Porque las discusiones que vienen en el mundo de la tecnología no son sobre tecnología sino sobre valores y ética”, concluye Santiago.

Ultimas Noticias

Dejar su comentario sobre esta nota

Su direccion de correo no se publica. Los datos obligatorios se encuentran identificados con un asterisco (*)