Evite los 7 pecados capitales del e-mail marketing

Evite los 7 pecados capitales del e-mail marketing
El mal uso de esta herramienta, así como desaprovechar su potencial, puede alejarlo de los clientes y durante el proceso, perder ganancias y un lugar en el mercado.

IContact comparte cuáles son los pecados más comunes en las campañas de e-mail marketing y recomienda cómo evitarlos.

Uno de los dichos más populares exclama: errar es de humanos; y es cierto. Todos cometemos desaciertos y es importante aprender de ellos; sin embargo, hay equivocaciones que pueden ir más allá de una simple lección y terminar con lo que ha construido con tanto esfuerzo, por ejemplo, su negocio.

Por eso iContact comparte los errores, incluso pecados, más comunes del e-mail marketing que debe evitar a toda costa. Recuerde, el mal uso de esta herramienta, así como desaprovechar su potencial, puede alejarlo de los clientes y durante el proceso, perder ganancias y un lugar en el mercado.

Orgullo o el pecado de no ser responsive

La tasa de apertura de e-mails a través de dispositivos va en aumento si consideramos que en Latinoamérica nueve de cada 10 personas conectadas a internet cuentan con un dispositivo móvil según el Estudio IMS Mobile en LatAm 2016. Si no tiene un diseño responsivo porque lo considera innecesario, está cometiendo uno de los peores errores y pecados. No sólo perjudica su campaña de marketing, también pierde una gran cantidad de posibles clientes.

Envidia o no enviar contenido de valor

Si ganó un suscriptor, debe mantenerlo interesado en sus productos y en lo que tiene que decir. No generar contenido de valor dificulta generar el engagement para convertir a los clientes en compradores leales. De acuerdo al estudio Do your subscribers read your emails? de TechnologyAdvice Research, tres de cada 10 usuarios marcan como spam los correos que no incluyen información relevante.

Gula o el exceso de malos asuntos

El subject de los correos electrónicos es su carta de presentación y lo primero que los lectores ven en su bandeja de entrada. A partir de ese momento, toman la decisión de leer el e-mail o simplemente ignorarlo. Escribir malos asuntos disminuye la apertura de correos y, por ende, su cartera de clientes. Recuerde que este elemento también determina si una persona se suscribe o lo coloca en la bandeja spam.

Avaricia o el error de enviar muchas (o pocas) promociones

Si envía una cantidad exagerada de correos promocionales, los suscriptores se sentirán saturados y menos motivados a adquirir sus productos o servicios. Por otro lado, si nunca envía e-mails relevantes o de interés para los lectores, corre el riesgo de ser olvidado o no ser considerado como un negocio serio. Un estudio de MarketingSherpa reveló que 63 por ciento de los lectores prefieren recibir correos promocionales una vez a la semana.

Te puede interesar  Lealtad, experiencias únicas y ventas, virtudes del e-mail marketing

Pereza o la apatía de analizar resultados

Analizar los datos de su campaña le brinda la información necesaria para descubrir qué errores está cometiendo, cuáles son sus áreas de oportunidad y qué debe cambiar o potenciar dentro de ella. Estudiar resultados representa la oportunidad perfecta para conocer más a sus clientes y el ambiente en que se desarrollan por el simple hecho de disponer de información relevante como cuál es la tasa de apertura y cuántas conversiones de suscriptor a comprador se han generado.

Ira o todo lo contrario a personalizar y humanizar los correos

Uno de los elementos clave a considerar a la hora de crear sus contenidos, es la personalización de los mensajes. Hable con los lectores y resuelva sus necesidades, también ofrezca artículos que sean de su interés y cree lealtad, atracción y amistades largas. Según el mismo estudio de TechnologyAdvice Research, 23,9 por ciento de los encuestados consideran que las empresas deberían enviar promociones y ofertas personalizadas para mejorar sus estrategias.

Lujuria o la ausencia de un call to action

Un correo debe incluir todos los elementos necesarios para enganchar al lector e invitarlo a comprar sus productos o contratar servicios. Un indispensable en la lista son los llamados a la acción o call to action. Estos botones deben ser muy llamativos y, a su vez, fáciles para que el usuario pueda darles click. No incluirlos en el cuerpo del texto, o hacerlo mal, da como resultado menos conversiones de lector a comprador, lo que disminuye las ventas.

Print Friendly, PDF & Email

Ultimas Noticias

Deje su comentario

Su dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar respuesta

+ Leídas

+ Comentadas


Videos Destacados


FireEye presentó Helix

La primera plataforma basada en inteligencia para simplificar, integrar y automatizar operaciones de seguridad.

Cerrar