¿Es posible proteger el planeta con criptomonedas?

¿Es posible proteger el planeta con criptomonedas?
GreenBond Meter coin está asociada a la idea de “capital natural”.

GreenBond Meter creo tokens para salvarlo.

GreenBond Meter llega para unir el mundo de las monedas virtuales con el medio ambiente con el objetivo de devolver el capital natural a nuestra tierra, proteger los bosques nativos, restaurar los ambientes a su estado original y brindar las condiciones para el desarrollo de la biodiversidad natural.

Esta iniciativa disruptiva en el mercado internacional permite que cada usuario que adquiera un token pueda colaborar con la preservación de un m2 de biosfera nativa.

El proyecto arrancó en Misiones, donde ya se encuentra en proceso de recuperación un campo de 25.000 hectáreas y se extenderá por diez países de todos los continentes hasta completar un 1 millón de hectáreas para recuperar.

Las criptomonedas están en boca de todos. A las noticias sobre cómo baten récords las cotizaciones de Bitcoin o Ethereum se agregan los anuncios de nuevos lanzamientos de monedas digitales. GBM coin es, sin embargo, una nueva criptomoneda pero de una clase muy especial.

Es una cripto que se propuso el objetivo de salvar el planeta, asediado por el calentamiento global y el cambio climático luego de la depredación de los bosques y otras agresiones al medioambiente.

Con GBM coin, cada usuario que adquiera un token podrá colaborar con la preservación de un m2 de biosfera nativa, de un total de un millón de hectáreas en diez países del mundo.

La primera emisión de GBM coin, que ya está a la venta por solo u$s 1,09 por unidad, estará asociada a un m2 de la selva paranaense en Misiones, en la Argentina, donde los impulsores de la iniciativa comenzaron a fines del año pasado el proceso de reconversión integral de un campo de 25.000 hectáreas, que estaba sometido a un proceso de deforestación controlada, que ahora comenzó a revertirse para su conservación.

La propuesta consiste en resguardar, con la compra de la cripto, un m2 de biosfera, es decir, un m2 de tierra, agua, plantas donde se desarrollan los seres vivos, primero en Misiones, luego en la yunga salteña, los bosques patagónicos y la turba fueguina, hasta completar el plan de 100 mil hectáreas, o más, que le tocan a la Argentina en la propuesta global. Luego esto mismo se replicará en diferentes puntos del planeta.

La tenencia de la cripto no supondrá ningún derecho real de dominio, posesión o uso sobre la porción de la tierra preservada, sino un derecho de exigencia de cumplimiento de preservación y no explotación de la misma. Comprar la criptomoneda convertirá al inversor en custodio de una porción de biosfera nativa.

Se trata de dar vuelta los últimos 5.000 años de vida material de la especie humana sobre la tierra, donde toda actividad económica estuvo asociada a la exacción de los recursos naturales como condición de prosperidad. Ahora, la ganancia provendrá de otra dinámica. De cuidar, de resguardar, de ser amable con la naturaleza como condición para obtener un beneficio.

La diferencia con otras iniciativas es que GBM coin se basa en un sustento real, tangible, medible y observable ya que cada inversor puede monitorear en tiempo real, incluso hasta desde su celular, el cumplimiento del compromiso de preservación de la porción de territorio a cuidar asociada a sus criptos.

Lo harán a través del Sistema de Información Geográfica (GIS) por el que se accede a material visual del predio protegido, información geolocalizada, gráficos, estadísticas y más datos del mercado para estar al tanto de todas las novedades del mundo financiero.

La adquisición del criptoactivo generará, a su vez, un bono de carbono (GBM bono), otra alternativa de inversión verde asociada al proyecto, que propone democratizar el acceso al mercado de bonos de carbono como medio sustentable para proteger el planeta.

A partir del 2023, cuando se finalizará la primera certificación de créditos de carbono, cada inversor que haya adquirido criptos va a tener la posibilidad de poder obtener el equivalente en bonos de carbono a los metros cuadrados asociados a su token, y podrá comprar los créditos al 50% de su valor antes que salgan al mercado.

Se trata de nueva alternativa de rentabilidad, ya que los créditos de carbono son cada vez más requeridos por las corporaciones, tanto para compensar sus emisiones como para perfilar su imagen en materia de aportes a la Responsabilidad Social Empresaria (RSE)

La perspectiva de obtener una ganancia en el mercado de créditos de carbono para los inversores de la cripto se asienta en una tendencia mundial donde los bonos se inflacionan a medida a que la problemática ambiental recrudece. Así, se tornan más valiosos y requeridos cada metro cuadrado recuperado contra la emisión de carbono.

GreenBond Meter coin está asociada a la idea de “capital natural”, que en forma gradual se convertirá en la precondición de cualquier actividad económica, aún las más lucrativas. Sin aire limpio, agua, o energía disponible, ninguna actividad económica será posible.

El Capital natural será en un corto plazo el nuevo ¨Oro¨ Verde, esto se debe a que es tan real y tangible como el oro metálico que conocemos, incluso es aún más indispensable ya que toda la vida en el planeta depende de ello.

Así, los inversores de GBM coin serán los artífices pioneros de una nueva relación del hombre con la naturaleza mediada por las finanzas descentralizadas, la transparencia y la democracia de acceso que brindan la blockchain, con trazabilidad como certificación inviolable de ese compromiso.

Ultimas Noticias

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

+ Leídas

+ Comentadas


Videos Destacados