Desarrollo de Software: in house vs. outsourcing

Desarrollo de Software: in house vs. outsourcing
Cabe cuestionar qué es mejor para las empresas, desarrollar internamente o dejar en manos de terceros dicha tarea.Diego González, gerente General de Defontana

Una gran parte del negocio del desarrollo de software se está trasladando a la nube.

No solo como sistema de almacenamiento de información o procedimientos, sino también el propio proceso de desarrollo de aplicaciones.

Asimismo, los web components son el presente y futuro del desarrollo web; Big Data en tiempo real gracias a la tecnología Apache Spark, plataforma de computación distribuida de código abierto, que ofrece tiempos de cálculo en memoria muy rápidos; y también destacaría la irrupción de PHP 7, un lenguaje de programación flexible, rápido, fácil de aprender, codificar y depurar.

También es importante comentar el mayor uso de metodologías y procesos ágiles, como Scrum o Extreme Programing (TDD, ATDD, etc.), que permiten reducir considerablemente los ciclos de desarrollo de software. Esto, junto a procesos de integración y entrega continua, es lo que agiliza no solo el desarrollo sino también la puesta en marcha de los software.

Ahora bien, cabe cuestionar qué es mejor para las empresas, desarrollar internamente o dejar en manos de terceros dicha tarea. Eso dependerá de lo que la compañía está buscando automatizar. Por ejemplo, en el caso de la gestión de negocios, lo más recomendable es optar por software de mercado, con reconocido respaldo, conocimiento y expertise. Eso no quiere decir que esos softwares no se puedan localizar o adaptar a la realidad de la organización, en algunos casos con desarrollos adicionales y puntuales para optimizar ciertos requerimientos propios del negocio. Esto, claro, en manos de quienes pueden asegurar un desarrollo y puesta en marcha de calidad, seria y comprometida.

Te puede interesar  Pymes digitales, oportunidades y desafíos

Con todo, lo primero es tener claro qué es lo que se busca, en base a las necesidades y objetivos del negocio. En ese sentido, los criterios para optar por un proveedor externo son: conocimiento, es decir, debe manejar y estar al día tanto en la tecnología como en los procesos; expertise, o sea, tener experiencia comprobada con referentes fidedignos; confianza y seriedad, lo cual puede corroborarse con referidos, certificaciones y acreditaciones reconocidas en la industria en general; y, finalmente, soporte, es vital que tenga un buen área de apoyo que pueda acompañar en todos los requerimientos a la organización.

Print Friendly

Ultimas Noticias

Deje su comentario

Su dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar respuesta

+ Leídas


+ Comentadas

Videos Destacados


Logo Cappitel
El gobierno argentino abrió una mesa de diálogo con CAPPITEL

La cámara analizara la situación actual del sector de telecomunicaciones.

Cerrar