Compliance en IA: catalizador de ventajas competitivas para las organizaciones

Compliance en IA: catalizador de ventajas competitivas para las organizaciones
La principal barrera para escalar la IA de manera responsable radica en su complejidad. Francisco Rojas, director ejecutivo de Applied Intelligence para Accenture Chile

En la era digital actual, donde la IA se está convirtiendo rápidamente en un pilar central de las estrategias empresariales, un informe de Accenture, “The Art of AI Maturity”, ha revelado un panorama intrigante: solo el 12% de las organizaciones están aprovechando efectivamente la IA para impulsar un crecimiento significativo en ingresos, experiencia del cliente y métricas medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG). La clave de su éxito parece radicar en algo sorprendentemente sencillo pero profundamente transformador: ser responsables desde el diseño.

Este concepto implica una adopción ética y responsable de la IA, integrada en todo el ciclo de vida de los modelos de IA. Esta práctica no solo genera confianza entre los consumidores y escalabilidad en las operaciones, sino que también posiciona a las empresas para adaptarse con agilidad a las normativas en evolución.

Con países como el Reino Unido, Brasil y China ya tomando la iniciativa en la regulación de la IA, el cumplimiento normativo se perfila no sólo como un requisito sino como una ventaja competitiva estratégica.

Nuestra investigación con 850 ejecutivos de alto nivel en 17 geografías y 20 industrias subraya esta tendencia. El conocimiento sobre la regulación de la IA está generalizado, con un 97% de los encuestados conscientes de su impacto inminente. Además, un 95% espera que las regulaciones de la UE afecten al menos una parte de su negocio. Lo más revelador, sin embargo, es que muchas organizaciones ven el cumplimiento normativo no como una carga, sino como una fuente de ventaja competitiva. Un 43% cree que mejorará su capacidad para industrializar y escalar la IA, y un 36% ve oportunidades de diferenciación competitiva.

El 77% de los encuestados considera la futura regulación de la IA como una prioridad actual de toda la empresa, con más del 80% destinando el 10% o más de su presupuesto de IA para cumplir con los requisitos regulatorios para 2024. Sin embargo, solo el 6% ha establecido una base sólida de IA responsable y ha puesto sus principios en práctica, lo que indica una brecha significativa entre la intención y la acción.

La principal barrera para escalar la IA de manera responsable radica en su complejidad. Casi el 70% de los encuestados carece de un modelo de gobernanza de IA responsable plenamente operativo e integrado. La incertidumbre sobre los procesos de regulación y los estándares inconsistentes en diferentes regiones también contribuyen a esta parálisis estratégica.

Para superar estos obstáculos, proponemos un marco basado en cuatro pilares: i) principios y gobernanza; ii) riesgo, política y control; iii) tecnologías y habilitadores; iv) y cultura y liderazgo. Este marco permite a las organizaciones fundamentar una base de IA responsable, preparándolas para adaptarse rápidamente a nuevas regulaciones y responder a los requisitos de cumplimiento.

La IA responsable va más allá del cumplimiento normativo. Al integrar la ética de los datos y la seguridad de la información desde el diseño, las organizaciones pueden superar barreras comunes y escalar la IA de manera sostenible y confiable. Esto conduce a un mayor rendimiento para clientes, accionistas y empleados.

No es solo una cuestión de ética o cumplimiento; es una palanca estratégica para el éxito empresarial. Las organizaciones que adopten un enfoque proactivo y responsable desde el diseño no solo se alinearán con las regulaciones emergentes, sino que también se posicionarán para una ventaja competitiva significativa, lo que les permitirá liderar en la era de la transformación digital.

Ultimas Noticias

Dejar su comentario sobre esta nota

Su direccion de correo no se publica. Los datos obligatorios se encuentran identificados con un asterisco (*)