Caso Facebook ¿qué debe suceder desde hoy en adelante?

Caso Facebook ¿qué debe suceder desde hoy en adelante?
Casi en todos los lugares donde vamos, todavía no controlamos nuestra información en línea.

Esto es lo que espera Internet Society de cualquiera que recopile, use o comparta información: justicia, transparencia, elección, simplicidad y respeto.

Internet Society marca, en primera persona, lo que debe suceder en adelante con respecto al caso Facebook.

Casi en todos los lugares donde vamos, todavía no controlamos nuestra información en línea y cómo se compra, vende o usa. Como usuarios de internet, nos encontramos haciendo la pregunta: “¿es esto realmente para lo que nos registramos?”.

Para algunos de nosotros, fue estar en contacto con nuestros hijos y amigos. Para otros, era una manera fácil de llegar a nuevos clientes o reunir una comunidad detrás de un proyecto social. Sí, muchos de nosotros asumimos que nuestra información se usaría para publicar anuncios “relevantes”: de hecho, eso parece bastante estándar en el mundo en línea de hoy. Pero apenas es parte de la verdadera imagen.

En las últimas semanas, hemos descubierto, una vez más, que la información sobre nosotros mismos, nuestros amigos y contactos, se utilizó mucho más de lo que pretendíamos. Hemos sido perfilados, apresados, manipulados políticamente y jugados como peones en el ajedrez de otra persona. Te desafío a que encuentres a alguien que diga “sí”, para eso me suscribí, y lo sabía, y estoy completamente cómodo con el lugar donde terminamos.

No importa cómo o cuándo comenzó a ampliarse, esta brecha entre lo que razonablemente esperamos y lo que realmente se nos está haciendo es una violación imperdonable de la ética.

Nadie se inscribió para esto

La sensación de indignación que muchos de nosotros sentimos ante un incumplimiento tan flagrante de la confianza, por la cual Facebook permitió a un socio comercial hacer uso de los datos personales de las personas sin su conocimiento o permiso explícito, tampoco ha disminuido.

Por supuesto, nos gusta elegir los beneficios del acceso gratuito a las plataformas en línea que nos permiten conectarnos con amigos y conocer nuevos; compartir nuestras historias, nuestras recomendaciones; encuentre productos, servicios y pasatiempos nuevos e interesantes. Todo gratis, aparentemente, a cambio de un poco de conocimiento de nosotros, alguna información que nos otorgue acceso. Pero nuestras elecciones se basan en una imagen parcial y engañosa de lo que realmente estamos suscribiendo, y una falsa impresión del riesgo resultante.

No compartimos algunos mensajes personales solo con nuestros amigos y contactos cercanos. Estamos vertiendo nuestros datos en un mercado vasto y volátil que tiene un impulso económico que no podemos controlar, y una influencia política que apenas estamos comenzando a apreciar.

Esto no tiene relación con la comprensión de la mayoría de la gente acerca de qué se trata una plataforma de red social. Los acuerdos que creíamos que estábamos haciendo se parecen cada vez más a los negocios de Fausto.

Este episodio actual generará con razón un proceso de investigación y respuesta por parte de los gobiernos, los reguladores y los encargados de salvaguardar los derechos de los ciudadanos. Sin embargo, por grande que sea, Facebook es solo un elemento del ecosistema en línea. Hay cuestiones más amplias en juego aquí, y necesitan una acción integral de todos nosotros.

Te puede interesar  5 consejos para pymes al trabajar con freelancers

Tanto si se requiere que los usuarios se excluyan por defecto como si se establecen y aplican períodos de retención estrictos para los datos recopilados, las nuevas reglas de protección de datos, por sí mismas, no solucionarán el problema. Tratan los síntomas mientras ignoran las realidades de cómo se monetiza la información personal. Es como tener estrictos estándares de seguridad para manejar el combustible, pero no hacer nada con respecto a las emisiones de CO2.

Las empresas ignoran reglas como estas porque pueden y porque existen incentivos económicos poderosos para hacerlo. Además de las reglas, necesitamos medidas que aborden las fuerzas económicas, para crear los resultados que queremos como sociedad.

¿Qué debe suceder de hoy en adelante?

Lo que estás haciendo ahora ya no es para lo que nos registramos; es hora de que renegociemos el trato. Esto es lo que esperamos de cualquiera que recopile, use o comparta información sobre nosotros:

  1. Justicia: sea justo con nosotros. Respeta nuestros datos, nuestra atención y nuestro “gráfico social”. En algunas circunstancias, esto puede significar poner nuestros intereses por encima del suyo. Busque nuestro consentimiento honestamente, y cuando use o comparta nuestra información, no exceda lo que accedimos.
  2. Transparencia: sea claro con nosotros sobre la negociación en la que nos estamos metiendo. Sea sincero y honesto sobre su modelo de negocio, sus socios, sus políticas y prácticas de privacidad. Abra su empresa hasta la auditoría de privacidad, y luego díganos qué está haciendo para abordar los hallazgos.
  3. Elección: danos opciones genuinas, comenzando con “excluido por defecto”. Optemos si lo creemos oportuno. Vamos a optar por salir cuando cambiemos de opinión. Respeta nuestro derecho a dejar de usar tus productos y servicios. Borre nuestros datos cuando nos vayamos, y antes, si ya no los necesita.
  4. Simplicidad: diseña sus servicios para una mínima fricción y máxima comodidad; aplique su esfuerzo de diseño a la privacidad, también. No espere que administremos nuestros datos, pieza por pieza, o que tenga una configuración compleja: permítanos expresar nuestras preferencias e intenciones y respete nuestra elección.
  5. Respeto: muestre su respeto por nosotros y nuestros intereses, especialmente nuestra privacidad y autonomía. No nos trate como una mera materia prima, o como el producto que vende a sus clientes.
Print Friendly, PDF & Email

Ultimas Noticias

Deje su comentario

Su dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar respuesta

+ Leídas

+ Comentadas


Videos Destacados


Se lanzó “Master of Orion”, el primer videojuego AAA desarrollado en Argentina

El clásico juego de estrategia 4x retorna, reinventado para una nueva generación.

Cerrar