Banda ancha móvil facilitará despliegue de internet de las cosas

Banda ancha móvil facilitará despliegue de internet de las cosas
Según Machina Research, de 2014 a 2024 los dispositivos IoT conectados pasarían de 5.000 millones a 27.000 millones.

Redes móviles ofrecen ubicuidad, cobertura y evolución al ecosistema del IoT.

Las propiedades actuales y su desarrollo a futuro permiten a las redes móviles ser habilitadoras del ecosistema del Internet de las Cosas, IoT. En su White Paper Cellular Technologies Enabling the Internet of Things (Tecnologías celulares habilitan el Internet de las Cosas), 4G Americas expone las ventajas de estas redes para un entorno IoT con más de 20 mil millones de conexiones.

La ubicuidad de las redes celulares es una característica que puede impulsar este ecosistema. De acuerdo con el último Informe sobre Medición de la Sociedad de la Información de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), en 2015 el 95% de la población tenía cobertura de una red celular. Por lo tanto, se puede proveer un acceso inalámbrico en zonas donde los puntos de acceso fijo sean insuficientes o económicamente inviables.

Esto implica funciones para cobertura ampliada en zonas difíciles, bajo consumo de energía, optimizaciones para una mayor cantidad de dispositivos por celda y capacidad para soportar más categorías de dispositivos IoT de alto y bajo desempeño. Con esto se podrá atender segmentos como el automotriz, las ciudades inteligentes, tele salud, tecnología vestible y sensores conectados.

Más de 20 mil millones de conexiones IoT

El estudio publicado por 4G Americas recoge estimaciones sobre el tamaño del mercado IoT para los próximos años. Por ejemplo, según Machina Research de 2014 a 2024, los dispositivos IoT conectados pasarían de 5.000 millones a 27.000 millones.

Te puede interesar  Cómo funciona la tecnología de pago sin contacto EMV en el transporte público

Esto genera oportunidades para negocios y nuevos servicios que no necesariamente estarán reservados para los operadores de red y empresas de telecomunicaciones. Por ejemplo, los medidores inteligentes son un caso de uso de Celulares en Internet de las Cosas (CIoT) que puede ser implementado por empresas que no proveen servicios de telecomunicaciones, pero que también puede motivar un esquema mixto apoyado por una empresa de telecomunicaciones.

En contraste, el uso de soluciones CIoT en sectores como la manufactura, punto de ventas y almacenamiento en bodegas, refleja servicios cuya iniciativa corresponde a un actor que no pertenece al sector de las telecomunicaciones.

Entre los retos de este ecosistema se encuentran aspectos tecnológicos y regulatorios.

En el rubro tecnológico, para aprovechar el CIoT se requiere la estandarización de normas para IoT, así como técnicas que permitan un bajo consumo de energía y el desarrollo de redes de transporte que permitan altas capacidades y baja latencia.

En el ámbito regulatorio son importantes las asignaciones de espectro que puedan dedicarse a desarrollar el ambiente IoT y estructuras que permitan complementar las licencias actuales con espectro de uso no licenciado.

Print Friendly

Ultimas Noticias

Deje su comentario

Su dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar respuesta

+ Leídas


+ Comentadas

Videos Destacados


logo-latinia
Bancos, ¡go social!

Desde Latinia han tratado de ver hasta qué punto el usuario estaba preparado para trasladar la relación de servicio con...

Cerrar