7 pasos que las empresas pueden dar para reducir los desechos electrónicos y ayudar al planeta

7 pasos que las empresas pueden dar para reducir los desechos electrónicos y ayudar al planeta
En 2019, México se posicionó como el segundo mayor generador de residuos electrónicos en América Latina y El Caribe.

De acuerdo con Statista Research Department, la generación de basura tecnológica en México superó los 1.2 millones de toneladas métricas en 2020.

Paessler explica 7 pasos que pueden seguir las empresas para reducir los desechos electrónicos y ayudar a los demás, empezando por ejemplo con un servicio como el que ofrece Closing the Loop que auxilia a los usuarios y vendedores de tecnología de todo el mundo a dar un primer paso hacia el consumo sostenible a través de un servicio pragmático, positivo y basado en valores llamado compensación de desperdicios. Hoy en día, ya es posible monitorear el consumo de recursos con Paessler PRTG y reducirlo modificando posteriormente varios procesos.

Se generó un récord de 53.6 millones de toneladas métricas (Mt) de desechos electrónicos, productos desechados con una batería o enchufe, como computadoras y teléfonos móviles, en todo el mundo en 2019, un aumento de 9.2 Mt en cinco años. Las sustancias tóxicas y peligrosas como el mercurio, los retardantes de llama bromados (BFR) o los clorofluorocarbonos (CFC) se encuentran en muchos tipos de equipos electrónicos y representan un riesgo severo para la salud humana y el medio ambiente si no se manipulan de manera ambientalmente racional.

También se predice que la basura electrónica global alcanzará 74.7 Mt para 2030, casi el doble de la cifra de 2014, impulsada por mayores tasas de consumo eléctrico y electrónico, ciclos de vida más cortos y opciones de reparación limitadas. Esto de acuerdo con la tercera edición del Global E-waste Monitor 2020 de la Asociación Global de Estadísticas de E-waste.

Greenpeace destaca el dato de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que señala que México encabeza la lista de los mayores generadores de “basura electrónica”, ya que cada habitante genera 3.2 kilogramos en promedio anualmente. Y de acuerdo con el reporte de Statista Research Department, la generación de basura tecnológica, también conocida como e-waste o residuos electrónicos, en México superó los 1,2 millones de toneladas métricas en 2020, lo que representó un incremento de alrededor del 17.9% en comparación con lo generado en 2015. En 2019, México se posicionó como el segundo mayor generador de residuos electrónicos en América Latina y El Caribe.

La cantidad anual de desechos electrónicos seguirá aumentando en un número casi indescriptiblemente grande y los que más sufren con este desarrollo son los países en desarrollo.

David Montoya, director Regional de Paessler en América, comentó: “cuando se adquiere nueva tecnología, normalmente se tiene que deshacer de la vieja. ¿Es eso compatible con lo que hacemos y por qué lo hacemos? Realmente no. Esta visión se debe a que en nuestra compañía queremos ayudar a reducir el consumo de recursos de la humanidad, tanto con nuestros productos como en la forma en que trabajamos”.

El desperdicio proviene de países que carecen de infraestructura de reciclaje de desechos, y el reciclaje de residuos compensa el nuevo dispositivo. Cabe mencionar que por cada dispositivo que compra un cliente en el lugar de trabajo, se recicla una cantidad correspondiente de desechos electrónicos, con un enfoque claro en África, donde los desechos electrónicos son un problema omnipresente.

Closing the Loop anota 7 pasos para abordar:

  1. Una empresa compra varios productos electrónicos como lo hace hoy. No es necesario cambiar sus compras, productos o proveedores actuales.
  2. Closing the Loop cobra una pequeña tarifa por teléfono, tablet o computadora portátil.
  3. Luego, utiliza esa tarifa para recolectar productos electrónicos al final de su vida útil en países africanos.
  4. Garantiza que los desechos electrónicos se reciclen de manera adecuada a nivel local o los envía a instalaciones de reciclaje certificadas.
  5. Los materiales reutilizables no se «pierden» sino que se devuelven a la fabricación.
  6. El reciclaje de estos residuos ha compensado los nuevos dispositivos que la empresa adquirió en el primer paso. Esto es lo que Closing the Loop llama «desperdicio neutral» y funciona de alguna manera como el concepto de compensación de CO2.
  7. Closing the Loop también cuenta esta problemática, lo cual es importante para que participen muchas más empresas y se reciclen adecuadamente más residuos electrónicos.

Montoya explica: «comencemos mirando hacia atrás en los últimos dos años. Como empresa que ha dispuesto que sus empleados trabajen en modelos de trabajo flexibles desde la crisis del Coronavirus, también necesitábamos pensar en más equipos tecnológicos. A partir de 2021, operamos esencialmente utilizando tres modelos de trabajo: nuestros empleados son libres de elegir si quieren trabajar desde casa o en la oficina, y la mayoría elige una solución híbrida que les permite saltar de manera muy flexible entre la oficina y su casa«.

Las personas que trabajan desde casa necesitan hardware potente y, para nuestra sede en Nuremberg, Alemania hemos creado estaciones de trabajo de la más reciente generación. En los próximos meses, también actualizaremos la tecnología en nuestras salas de reuniones para que los colegas remotos puedan unirse rápida y fácilmente a cualquier reunión.

«Cuando decidimos ponernos manos a la obra sobre el tema de los desechos electrónicos y suscribirnos a Closing the Loop, era importante para nosotros compensar todos los dispositivos que usamos actualmente. Esto significó computadoras portátiles, monitores y, en algunos casos, teléfonos celulares para más de 300 empleados. Por supuesto, esto requirió un pago de compensación único de una cantidad considerable, pero ahora podemos mirar hacia el futuro con una conciencia más limpia«, detalla Montoya.

Todo el equipo de trabajo que compramos para nuevos compañeros ahora se compensa automáticamente. El proceso con Closing the Loop está automatizado en gran medida y se realiza directamente a través de nuestro proveedor de hardware. Pagamos el recargo y no tenemos que ocuparnos de ningún asunto burocrático.

Montoya concluye: “en México ya se hacen algunas iniciativas similares para un entorno sin desperdicios electrónicos a través de ubicaciones donde los usuarios pueden llevar sus equipos. Esta es una tarea constante que debemos hacer todos, en Paessler lo hacemos, descubra y sea parte de un entorno sin desperdicios, sí es posible generar un impacto positivo”.

Ultimas Noticias

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *

+ Leídas

+ Comentadas


Videos Destacados