6 sencillos consejos para mejorar tu salud y productividad en la oficina

6 sencillos consejos para mejorar tu salud y productividad en la oficina
Levántate de tu asiento, camina, hidrátate y luego regresa a tu puesto de trabajo.

Humanscale resume los ajustes más elementales que puedes hacer en tu entorno.

Actualmente estamos más conscientes de cuánto sufre nuestro organismo por pasar horas sentados trabajando frente a un escritorio. Muchas personas ya han intentado optimizar el espacio de trabajo y seguro han seguido varios consejos ergonómicos, sin embargo, muchos de esos que han escuchado pueden ser excesivos y contradictorios.

1.-La forma de sentarse es fundamental: Las personas que usan desktop o laptop tienden a jorobarse frente a la computadora. Normalmente esta reclinación es para poder ver mejor la pantalla, no obstante, estos hábitos pueden causar a largo plazo estragos en el cuerpo.

Para prevenirlos, la ergonomista profesional Karen Jacobs, profesora en terapia ocupacional en la Universidad de Boston resalta que la clave de una buena silla es que se adapte al cuerpo.

Por ello es muy importante tener una silla con respaldo bajo, la parte baja de la espalda es la que soporta mayor estrés cuando estamos sentados, ante esto, Humanscale recomienda utilizar sillas con soporte lumbar ajustable.

2.-Deben ajustarse a la altura de cada trabajador: Para evitar las dolencias en rodillas y piernas hay que asegurarse que la silla se ajuste al tamaño de cada persona. Las rodillas deben estar a 90 grados del suelo, y si estas se encuentran un poco más elevadas es recomendable acomodar los pies sobre un reposapiés de estilo mecedora para mantener la sangre fluyendo.

Adicionalmente, si tu escritorio no te permite mantener los codos entre 90 y 100 grados es importante tener una bandeja para teclado que se encuentre debajo de tu escritorio.

3.-Las sillas deben ser giratorias: Cuando estás escribiendo y te estás moviendo para leer un documento en la mesa o en un soporte de tableta, Humanscale recomienda mover todo tu cuerpo y evitar torcerlo bruscamente, de esta manera puedes prevenir un dislocamiento innecesario.

4.-La reclinación es fundamental: Una posición ligeramente reclinada es realmente buena para tu cuerpo, esto permite que los músculos de la espalda se relajen. Implementa una silla de oficina que te permita mover el asiento y el respaldo hacia atrás, sobre todo si estás trabajando desde una computadora portátil, pues siempre el cuerpo tiende a inclinarse hacia adelante.

Las computadoras portátiles fueron realmente diseñadas para el trabajo transitorio, no para el trabajo diario. Por ello se recomienda utilizar una base, un teclado y un mouse externos para promover una postura saludable.

5.-Los teclados ergonómicos no siempre son los mejores: La mayor parte del tiempo que pasas en tu computadora haciendo clic y escribiendo, requiere cierta tensión en la muñeca trayendo como consecuencia a largo plazo el síndrome del túnel carpiano.

Te puede interesar  Lexmark destacó soluciones ECM específicas para el mercado de salud

Esta tensión muchas veces se trata de contrarrestar con “teclados ergonómicos” sin embargo, estos pueden exacerbar el problema.

Humanscale recomienda evitar teclados divididos, ya que estos obligan a que tus codos permanezcan lejos de tu cuerpo, que es lo opuesto a lo que deberías hacer, es decir, tus brazos y codos deben permanecer cerca de tus costados.

Lo mismo ocurre con los teclados que incluyen la parte numérica separada, ya que requieren que coloques el mouse más hacia la derecha, nuevamente, lejos de tu cuerpo.

Si no necesitas el teclado numérico, busca un teclado más pequeño a favor de más espacio para el mouse. Si vives y mueres por el teclado numérico, hay otros que puedes sacar solo cuando lo necesites, o mantenerlo a la izquierda para que no interfieran con el mouse.

Los reposamuñecas, también suelen ser contraproducentes debido a que incrementan la tendencia a ejercer una presión extra en tu muñeca, lo que puede ocasionar algunos problemas con el tiempo. Lo más recomendable es que los brazos floten sobre el teclado, manteniendo las muñecas rectas.

6.-Toma descansos frecuentes: Si tu oficina no cuenta con las herramientas indicadas para el trabajo sentado y de pie, Humanscale te invita a tomar descansos frecuentes.

Puede ser una breve pausa, tal vez por dos minutos cada 20 a 30 minutos. Levántate de tu asiento, camina, hidrátate y luego regresa a tu puesto de trabajo, esto no solo es importante para tu espalda baja, sino también para tus ojos, cuello y hombros.

A veces puede resultar difícil ponerte de pie, muchas veces la concentración en nuestras tareas nos lleva a estar sentados hasta 4 horas seguidas, sin embargo, puedes implementar algún tipo de recordatorio externo, alarma telefónica o aplicación de tu celular.

Finalmente, independientemente de las medidas ergonómicas que tomes, recuerda levantarte y moverte con regularidad, varía tu postura a menudo, si no te sientes cómodo, levántate y camina, esto ayudará a estirar tus extremidades e igualmente dar un respiro a tus pensamientos haciéndote más productivo y eficiente al final del día.

Print Friendly, PDF & Email

Ultimas Noticias

Deje su comentario

Su dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar respuesta

+ Leídas

+ Comentadas


Videos Destacados


Finnegans amplía su programa Partners Certificados

Estos socios estratégicos se unen a la empresa para desarrollar soluciones para mercados verticales basadas en Ceres y Teamplace.

Cerrar